Icono Información GeneralAlmoradí

D. José Montesinos Pérez Martínez (1745-1828), escribió entre 1791 y 1816 el "Compendio Histórico Oriolano", célebre manuscrito que tras muchas vicisitudes se encuentra hoy en la caja Rural Central de Orihuela. En él está comprendida la "Crónica Suma de la Ilustre Universidad Regia de Almoradí", en la que se habla de los orígenes e historia de la villa.

Si bien hay que mencionar que la obra de Montesinos ha resultado ser una mezcla de historia, leyenda y mito (aunque no por ello menos bella), no podemos establecer su nivel de veracidad dadas sus características.

Almoradí

Según este manuscrito, Almoradí fue fundada en el año 1196 antes de Cristo por el legendario Rey Brigo, y recibió el nombre de Amarión. Perteneció a la provincia de Contestania, constituyendo parte de un pueblo de la España primitiva (probablemente de origen íbero) que estaba asentado en el territorio de la actual provincia de Alicante.

Posteriormente parece ser que fue dominada por griegos y cartagineses, aunque fueron los romanos quienes dejaron huellas inequívocas de su paso por Amarión. Mas tarde pasó a pertenecer a los visigodos (cuando estos expulsaron a los romanos), dependiendo así, Almoradí, de Teodomiro.

En el año 713 después de Cristo, Teodomiro fue derrotado por las tropas musulmanas de Abd-al-azis, en una lucha que duró veinte meses. No obstante su derrota, el duque obtuvo un favorable trato en virtud del cual, toda la comarca sur de la provincia quedó formando un pequeño Estado cristiano denominado Tudmir -con determinado vasallaje respecto de los emires-, mientras prácticamente toda la península se hallaba bajo dominio musulmán. Esta autonomía se conservó hasta principios del siglo IX en que Abderramán impuso el dominio musulmán.

Este dominio se alargó hasta el año 1226, en que Jaime I el Conquistador dominó Almoradí y expulsó a los moriscos pasando nuestro pueblo a tener completa dependencia de Orihuela. Dice la leyenda, que la noche anterior a la gran batalla que enfrentó a Jaime I el Conquistador con los moriscos que dominaban la zona y que tuvo lugar un 30 de Noviembre, fueron vistas sobre la mezquita unas enormes aspas doradas, símbolo del martirio de San Andrés. Enterado de esto en Rey D. Jaime y recordando la festividad de ese día (San Andrés), ordenó el asalto de las murallas y reconquistó Almoradí.