Icono Qué VerQué Ver

Iglesia Parroquial de los Santos Juanes

Iglesia Parroquial de los Santos Juanes

La iglesia se encuentra situada entre el margen derecho de la acequia Mayor y la arroba de San Juan. Los primeros datos documentales que se han encontrado de su actividad constructiva pertenecen al S.XVI.

En el año 1761 se reedifica en templo por los problemas estructurales que padecía el antiguo. “El tejado a dos aguas irá recubierto con tejas de Alicante. Las cobijas azules, siendo todas las de color vidriadas”.

En 1945 se terminan las obras de restauración del templo, pues un incendio acaecido el 20 de abril de 1936 destruyó parte del mismo, así como un órgano antiquísimo y el retablo del Altar Mayor.

En  la Plaza de España donde encontramos la Iglesia Parroquial de los Santos Juanes.

Los orígenes de la Iglesia Santos Juanes se pierden en el tiempo, pero posiblemente fueron visigodos.

Con la llegada de los musulmanes esta edificación sería destruida y en su lugar se levantó una Mezquita. Pero, tras la reconquista de estas tierras por Jaime I de Aragón en 1265, la mezquita fue consagrada al culto cristiano un 23 de Junio, bajo la advocación de San Juan Bautista.

Torre de la Iglesia

Hacia 1299 se derriba la mezquita y se levanta un templo cristiano de arcos diafragma, techumbre de madera a doble vertiente y de una sola nave, cuyos gastos fueron sufragados por los alemanes, señores del lugar. Pero se queda pequeña y hacia 1572 se emprenden una serie de reformas en su cabecera y se le añade un crucero.

Estas reformas no acabarán en los sucesivos años, por lo que la fábrica de la iglesia amenazará ruina y se decidirá derribar en la década de 1760, emprendiendo un ambicioso plan constructivo y estructural del nuevo edificio a levantar, terminándose éste en 1802 y configurándose así el definitivo que actualmente contemplamos.

Su estructura presenta una transición entre el Barroco y el Neoclasicismo, constando el templo de una planta de cruz latina, nave única con bóveda de lunetos, cabecera absidial, capillas entre contrafuertes con función de pseudo naves laterales (por estar perforado el contrafuerte) y cubiertas con bóvedas vaídas, además de tener adosadas la capilla del Pilar (antigua sacristía), la capilla del Santo Cristo y la de la Comunión, mientras que la torre-campanario queda fuera del eje axial del templo presentando una finísima decoración rococó.

En cuanto al patrimonio mueble, la parroquia de Catral cuenta con valiosas obras de las que destacan: un refinado Lignum Crucis. Así como un lienzo de Sta Barbara y la imagen del patrón, San Juan Bautista, atribuido al taller del imaginero murciano Salcillo, ambas obras del periodo barroco y una preciosa imagen de Nuestra Señora de la Encarnación de finales del siglo XVIII.

Ermita de Santa Águeda

Ermita de Santa Águeda

La ermita de Santa Águeda, sus referencias más antiguas datan de 1684-1691, por la tentativa frustrada de D. Gines Juan Portillo y Soto, caballero de Montesa y familiar del Santo Oficio de la Inquisición de Murcia, de crear un nuevo señorío alfonsino en los almarjales de Catral, cercanos a la ermita de la santa, en donde tenía propiedades. No se tiene constancia de la fecha ni de los datos sobre la procedencia de la antigua imagen de vestir destruida en la guerra civil de 1936.

Podríamos aventurar dos posibles hipótesis sobre el origen de esta emblemática tradición. La primera hipótesis nos conduce a pensar que la devoción a la santa siciliana fue traída a Catral por los conquistadores y más tarde repobladores castellanos y catalano-aragoneses en el siglo XIII, y especialmente, por la orden de Santiago en cuyos dominios se incluye a Catral hacia el año 1255.

Otra posible hipótesis, podría estar relacionada con la figura de San Vicente Ferrer que estuvo predicando por estas tierras alicantinas alrededor de 1411, y donde más tarde lo harían los frailes de la Orden Carmelitana de Valencia, pudiendo estos contribuir a la consolidación de esta devoción e incluso ayudar en la construcción de la primera ermita a la santa.

Ermita de la Purísima

Esta ermita es la sede de los Auroros y es el lugar donde se encuentra la patrona de la localidad, La Purísima, que data de mediados del siglo XVI y cuya imagen es obra de los valencianos Rabasa y Royo.

La ermita de la Purísima fue, en principio, la capilla del Santo Hospital de la villa y sus trazas arquitectónicas siguen los modelos barrocos y neoclásicos de finales del siglo XVIII similares a los de la iglesia Santos Juanes ya que ambas poseen características de estos dos estilos artísticos.

En esta preciosa ermita se encuentra una talla de San José, del siglo XVII.

La Santa Cruz

Por la calle General Prim alcanzamos la calle de La Cruz la cual no dejaríamos hasta llegar a ella.

Los orígenes de este templete son desconocidos, pero se cree que fueron construidos en las vías de entrada al pueblo para que este estuviese bendecido y protegido, de ahí la existencia de otros dos cruces más, uno de ellos a la salida desde Catral hacia Dolores y el otro en la puerta de la ermita de Santa Agueda, esta fue destruida hace años aunque actualmente ha sido instaurada una nueva.

El día 3 de mayo se celebra una misa, ya que este día es el día de la Santa Cruz, la cual da nombre al barrio en que se encuentra.

Palmera de 13 Brazos en el Parque de Juan Pablo II

Una vez hayamos visto el monumento de la Santa Cruz regresaríamos por su calle hasta llegar al Parque Juan Pablo II, en el cual podemos encontrar una palmera única e histórica de 13 brazos.

Sede de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa

La sede de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa está sita en la calle de San Juan, en pleno centro de la localidad.

Su inauguración es reciente del año 2009, y en ella se encuentran los tronos procesionales de todas las Cofradías y Hermandades que participan en la histórica y tradicional Semana Santa catralense.

La Semana Santa de Catral ha experimentado un considerable auge.

La gran labor que de las diferentes Cofradías y Hermandades vienen desarrollando durante todo el año queda reflejada en una gran mejora estética de los desfiles Pasionales. La realización y reforma de tronos, la restauración de imágenes y vestuario de las mismas, la renovación de estandartes, el incremento de penitentes, así como la incorporación de nuevos pasos procesionales así lo evidencian.

Esta mejora externa no va exenta del más importante de los elementos: el religioso. El septenario de los Dolores, el Vía Crucis Penitencial y la masiva participación en los actos y Oficios de la Semana Santa Mayor lo testimonian.

Típica Casona de la Huerta “Torredolores”

En la calle Santa Águeda hacemos una parada en una antigua casa del pueblo llamada Torre-Dolores.

Torre-Dolores, es una de las casas más antiguas y tradicionales de Catral en cuyas fachadas hacían gala los escudos de armas de las familias más nobles de la localidad (hoy, desgraciadamente, muchos de estos escudos han desaparecido). En ella se encuentra una antigua almazara.

Fiestas

Santa Águeda

Santa Águeda

En Catral y a orillas de la acequia Mayor se encuentra el barrio de Santa Águeda, en cuya plaza se alza la ermita de la santa.

Cada 5 de febrero se convierte en un zoco ferial donde los vecinos y visitantes pueden comprar las típicas "bolicas" de Santa Águeda, y todo tipo de chucherías y golosinas, de las que, sin duda alguna, el rey es el turrón.

La forma peculiar de de comprar se llama "la pesá" que consiste en un paquete de dulces de todas clases y que se regala a una persona querida.

La devoción en Catral de esta mártir siciliana es muy antigua. Se dice que fue introducida por la Orden de Santiago en el año 1255, aunque los primeros documentos que hacen referencia a la imagen y a la ermita datan de 1684.

Santa Águeda es muy venerada tanto por los catralenses como por una multitud de gentes de toda la provincia que cada año son fieles a su cita con la Santa.

Por sus connotaciones específicas, (enfermedad en los pechos) son las mujeres las que más suelen pedir a la Santa su protección e intersección, aunque también se le pide amparo a Santa Águeda para proteger y potenciar las faenas de la huerta.

Durante la guerra civil la imagen de Santa Águeda fue destruida y al término de ésta, la familia Ñiguez, descendientes de los antiguos compradores de la ermita, encargaron al escultor Carmelo Vicent Suria, de Valencia, la actual imagen y trono de la Santa.

El día 4 de febrero la Santa se trasladada ante una gran multitud de devotos que han hecho promesas, hasta el templo parroquial de los Santos Juanes, en donde pernocta para salir, después de una misa solemne y acompañada por las autoridades, en romería hasta su ermita.

Muchas son las personas de la comarca y pueblo limítrofes que vienen a poner exvotos a la Santa que "fa miracles".

Rogativa de San Emigdio

El 21 de marzo de 1829, en las primeras horas de la noche, un terremoto causó muchas víctimas y asoló varios pueblos colindantes con Catral: Almoradí, Benejúzar, Torrevieja, Guardamar, etc. y sin que aquí sucediese nada desagradable.

En acción de gracias por ello, todos los años, por la tarde, a la misma hora que tuvo lugar el terremoto, se hace una rogativa pública.

Salen en procesión las imágenes de San Emigdio, Santo Cristo de la Salud y la Virgen de la Soledad. Un grupo de cantores acompañados por músicos de la localidad cantan el Santo Dios y las Letanías de los Santos.

Día de la Cruz

Hay en Catral tres construcciones con sus correspondientes cruces. En la Carretera de Dolores, en la plaza de la ermita de Santa Águeda y en el Camino de la Cruz. Es en este último barrio donde tradicionalmente se celebran las fiestas de la Cruz, con bailes y juegos populares.

San Juan

San Juan

Son las fiestas Patronales de la localidad. Coinciden con los primeros días del verano y las Fiestas están organizadas por el Ayuntamiento.

Son fiestas muy participativas en donde se conjuga todo el pueblo, desde niños a mayores, en diversas y variadas celebraciones. Suelen comenzar con la Coronación de las Reinas de Fiestas, en una espectacular y ceremoniosa gala.

Es destacable el día de la Cabalgata popular, en donde participan Las Peñas y los Barrios de la localidad, con los más divertidos y sorprendentes disfraces. Se suele celebrar el sábado antes de San Juan.

También se ha recuperado la tradición de montar una Hoguera o Falla. La plantan los vecinos de la calle Santa Bárbara y suele contener algún tema o motivo irónico. Hay espectáculos para jóvenes, juegos infantiles tradicionales y Barracas Populares.

Corazón de Jesús

Se celebra el día 29 de junio. Es fiesta principalmente religiosa, que la organizan y atienden gastos un grupo de mujeres sacrificadas y entusiastas que trabajan todo el año.

Se ha hecho muy popular, pues la víspera se realiza el Concierto de "la Banderita", llamado así por ser esta pieza de la obra "las Corsarias" la que toca la Banda de Música en el pasacalle alrededor del pueblo al finalizar el concierto. Es cantada y bailada por todo el mundo a su alrededor, antes de que comience la "Gran traca" por toda la Calle Santa Bárbara, donde se produce la desbandada al escucharse los primeros truenos.

Al finalizar un bonito y romántico baile en la Plaza.

La Purísima

La Purísima de la Ermita es la patrona de la Catral. La Archicofradía del Santísimo Rosario y la Purísima de la Ermita son las que se encargan de organizar los festejos populares y religiosos, que tienen comienzo el día 7 de diciembre con el traslado de la Patrona, desde la Ermita al Templo Parroquial. El día 8, es el día grande y se celebra una Solemne Procesión, con asistencia de autoridades y Reinas de las Fiestas.

Tras una novena, en la que es costumbre que prediquen los sacerdotes de Catral, la Virgen es devuelta, en Romería a la Ermita.

Navidad y Reyes

Navidad

Es la cabalgata de Reyes, las fiestas, dentro de la Navidad, dónde la organización del Ayuntamiento se hace más visible. El día 5 de enero sus majestades los Reyes Magos hacen su entrega a los niños de Catral de los juguetes que previamente han solicitado al Cartero Real, después de un espectacular desfile.


Semana Santa

Semana Santa

La Semana Santa de Catral ha experimentado un considerable auge. La gran labor que de las diferentes Cofradías y Hermandades vienen desarrollando durante todo el año, queda reflejada en una gran mejora estética de los desfiles Pasionales.

La realización y reforma de tronos; la restauración de imágenes y vestuario de las mismas; la renovación de estandartes; el incremento de penitentes; así como, la incorporación de nuevos pasos procesionales; así lo evidencian. Esta mejora externa no va exenta del más importante de los elementos: el religioso. El Septenario de los Dolores, el Vía Crucis Penitencial y la masiva participación en los actos y Oficios de la Semana Mayor lo testimonian.

  • El Domingo de Ramos, realiza su Estación Penitencial la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Triunfante. Portando a su titular a hombros los componentes de la Banda de Cornetas y Tambores "Los Santos Juanes" de Catral, acompañados por innumerables niños y niñas con vistosas palmas.
    Por la tarde se realiza la llamada procesión de "Las Mantillas", por ser esta prenda la tradicional que usan las mujeres para acompañar a la Virgen de los Dolores.
  • El lunes santo Nuestro Padre Jesús Cautivo, realiza su estación Penitencial, llamada Procesión de los Escapularios.
  • El martes santo se realiza la Procesión del Traslado, desde la iglesia parroquial a la Ermita de la Purísima. Participan las Cofradías de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Mujer Verónica, San Juan Evangelista, Ntra. Sra. De los Dolores y el Stmo. Cristo de la Salud.
  • El Jueves Santo se hace la Procesión del Silencio.
  • El Viernes Santo, desde las 5 horas, se hace el Canto de la Pasión. Ancestrales cantos acompañados por unas singulares trompas de dos metros de longitud, montadas sobre dos carritos con ruedas. Son melodías breves, con versos alusivos a La Pasión.
    A las 8,00, desde la Ermita, sale la Procesión del Encuentro. Las mismas Cofradías que hicieron el traslado, confluyen en la Plaza de España, donde se realiza el "encuentro" de Jesús Nazareno con la Virgen de los Dolores.
    Por la noche sale la llamada Procesión del Entierro, por participar, además de los mencionados, la Cofradía del Sepulcro y la de la Virgen de la Soledad.
  • El Domingo de Resurrección, tiene lugar el encuentro de María con su Hijo Resucitado. Salen la Virgen de la Encarnación, desde la Ermita, con el rostro tapado por un velo y, desde la iglesia parroquial, el Santísimo bajo palio. Se encuentran en mitad de la calle, quitan el velo a la Virgen y los porteadores realizan "las cortesías" al Santísimo.
    Por la tarde los jóvenes y niños celebran la Pascua. Es costumbre salir al campo o al "Cabezo" a merendar. Obligatorio las monas con huevo.
Más Información