Naturaleza

Naturaleza

Icono NaturalezaNaturaleza

Vistas de la Vega Baja

La agricultura y la riqueza medioambiental son una de las notas características de la comarca de la Vega Baja. Esta comarca almacena un importante patrimonio ecológico que se refleja en la gran diversidad de paisajes con fuertes contrastes entre ellos. Gracias al río Segura, y siguiendo su curso, podemos distinguir dos paisajes diferenciados: el secano y la huerta. También, en contraste con la gran planicie de la huerta, destacan las sierras de Orihuela, Callosa de Segura y Albatera, y en el margen derecho del río Segura encontramos otra alineación montañosa donde destaca la Sierra Escalona. Todas estas sierras, que tienen un gran valor ecológico y paisajístico, son representativas de la fauna y la flora autóctona.

Trasladándonos hacia la costa de norte a sur, la huerta y el mar se unen en la desembocadura del río Segura y descubriremos un complejo de dunas, originado por los aportes del mar y los del río, y una extensa pinada. También en la costa se encuentra el humedal formado por el Parque Natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja, catalogado como área ZEPA (zona especial de protección para aves). Conforme el viajero se desplace hacia el sur, podrá recrearse en los típicos bosques mediterráneos y en las playas de aguas cristalinas y arenosas en el norte, y más al sur la costa se vuelve más accidentada.

Icono ProductosLa Huerta

La huerta es la zona de cultivo tradicional de la comarca de la Vega Baja y constituye una zona característica por la múltiple división de los bancales plantados de distintos cultivos que conforman un mosaico de formas y colores entrecruzados, con una amplia red de caminos rurales, veredas sin asfaltar, azarbes y acequias por donde el agua lleva la vida a los cultivos y, por supuesto, el río Segura.

Vistas de la Huerta

La huerta, en la comarca de la Vega Baja, constituye un paisaje cultural, socioeconómico y medioambiental, resultado del trabajo de muchas generaciones a lo largo de siglos, constituyendo valores ambientales, culturales y económicos, que son la principal seña de identidad para la comarca. Además de un valor económico y productivo, la huerta constituye en sí un espacio a conservar para que no desaparezca de los valores medioambientales y patrimoniales.

En lo que se refiere a los cultivos, la huerta en esta comarca ha sufrido un proceso de transformación, abundando en la actualidad los cultivos de cítricos, frutas, hortalizas y verduras, destacando sobre todo los naranjos, los limoneros, la alcachofa, el melón, la sandía, la patata, el apio, el bróculi, las habas, la lechuga, etc.

En cuanto a las especies arbóreas que se pueden observar en los caminos y veredas de esta huerta, formando parte de la cultura e idiosincrasia de esta comarca, encontramos sombras de árboles tan típicos de esta tierra como la morera, la higuera, el algarrobo y la palmera.

Icono Río SeguraRío Segura

Río Segura a su paso por Orihuela

El río Segura es uno de los elementos más importantes de la Comarca de la Vega Baja, ya que gracias al río se han creado las costumbres más arraigadas de los pueblos que se cruzan a su paso. La cuenca del Segura tiene 18.651 Km. cuadrados de superficie comprendidas en las provincias de Jaén, Granada, Almería, Albacete, Murcia y Alicante. El río Segura llamado "Staber" por los griegos, "Thader" por los romanos y "Sakura" por los árabes, nace en Pontones (Jaén), Sierra de Cazorla y desemboca en Guardamar del Segura (Alicante), con una longitud de 350 Km.

La tradición íbera constituye uno de los legados más importantes de la comarca, sus primeros pobladores asentaron sus viviendas en las cercanías del río Segura. Sin embargo, fueron los árabes los que mayor provecho sacarían de nuestro río.

Muchas de las acequias, arrobas, escorredores y azarbes, que todavía perduran, fueron consecuencia de un elaborado trabajo cuyo objetivo era canalizar de la mejor forma el agua del río a todos los terrenos de huerta de la comarca, convirtiendo así la agricultura en una actividad económica. En la actualidad las insuficientes precipitaciones en toda la comarca, por su clima mediterráneo, hace que su mayor problema sea el agua. Las lluvias no riegan las tierras y es preciso el aprovechamiento máximo de las aguas del río Segura y su rigurosa administración. Para ello existen los "Juzgados de Agua" que ordenan y disponen cada semana los riegos de la huerta, de la forma más lógica posible. En periodos de tanda se va regando por orden de llegada a las parcelas. El siguiente turno de tanda comenzará donde se terminó el anterior. Indiscutiblemente, constituye el eje vital de la comarca de la Vega Baja, hecho geográfico al que se suman acontecimientos históricos como las amenazas de inundaciones catastróficas y sequías prolongadas que han afectado durante siglos a las tierras bajas ribereñas, huerta y poblaciones.

Icono Sotos del SeguraLos Sotos del Segura

Río Segura

Como resultado de las obras de encauzamiento del río Segura, y para reducir el impacto medioambiental y paisajístico, se recuperaron los antiguos meandros que quedaron abandonados en ambos márgenes. El tratamiento consistió en la repoblación de estos meandros de cauce antiguo con distintas especies arbóreas autóctonas en consonancia con el territorio que atraviesan, con caminos interiores de zahorra, bancos y papeleras, convirtiéndose en zonas lúdicas y recreativas.

Los Sotos sobre los que se actuaron fueron los de menos de 40.000 metros. El número total de estos Sotos en la comarca de la Vega Baja es de cincuenta y seis. El tratamiento y recuperación de los Sotos se realizó fundamentalmente con un tipo determinado de plantación arbórea para cada Soto, diferenciada de unos a otros. En cada uno se instaló un sistema de riego por goteo para garantizar que las plantaciones puedan tener asegurada el agua durante los primeros años de vida. Además, a lo largo de todo el camino de servicio del encauzamiento, se plantaron palmeras y moreras, especies muy extendidas por toda la Vega Baja.

Icono DesembocaduraLa Desembocadura

Desembocadura del Río Segura

La desembocadura al mar del río Segura (La Gola del Segura) y su tramo final configuran un espacio natural singular, debido a la entrada de agua de mar, ofreciéndonos un maravilloso contraste entre dos aguas: las verdes que vienen de tierra adentro y las azules del mar abierto, así como a la anchura del cauce y la vegetación existente. Esto origina que haya gran cantidad de aves acuáticas como garza real, garceta, cigüeñuela, martinete, gaviota, zampullín chico, polla de agua, etc.


Icono PlayasPlayas

Dunas de Guardamar

Las playas de la comarca de la Vega Baja ofrecen al viajero un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de unos días de descanso en contacto directo con el mar y la arena. Todas las playas cuentan con servicios aptos para un mejor confort y tranquilidad del visitante.