Icono Qué VerQué Ver

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario

Iglesia de Ntra. Señora del Rosario

La Iglesia de Ntra. Señora del Rosario, erigida en 1.640 por el marqués de Rafal y por mediación del obispo D. Juan García Artés es un testimonio histórico y monumental de primer orden. Cabe destacar la importante obra pictórica del templo, donada por los marqueses de Rafal, especialmente el cuadro "La Virgen de la Leche" atribuido a la escuela de Ribera, y la obra "El Purgatorio", que actualmente se encuentra en la sacristía. El templo fue ampliado y restaurado a principios del siglo para dar cabida al aumento de la población.


Fiestas Patronales

Fiestas de Rafal

Las fiestas patronales de Rafal en honor a la Virgen del Rosario tiene lugar durante las dos primeras semanas del mes de octubre, siendo el día grande de la patrona el 7 de Octubre, en la que cabe destacar la Procesión de la Madrugada con canciones típicas acompañadas de dulzaina y tamboril. Pero las Fiestas, la celebración de la Feria de Sevillanas y los conciertos de Música. El 8 de Octubre "Día de la Morera" es una fiesta típica de Rafal en la cual participan todos sus vecinos.

La ofrenda floral y una gran paellada en la que participan todos lo visitantes del municipio son otros de los actos representativos.

El mes de diciembre culmina con la "Zarzuela Pastoril", en la que personajes bíblicos son escenificados.

En octubre, además de las fiestas en honor a La Virgen del Rosario, se celebran los Moros y Cristianos.

Moros y Cristianos

CorsariosEl origen de las fiestas de Moros y Cristianos en Rafal está ligado a la comparsa mora "SALICAREROS", que irrumpió con fuerza a mediados de los años 70, como salida de un cuento de hadas. Fue la primera, y por este motivo, la que inició el camino para las que vendrían después.

Procedía de la empresa familiar de pastelería de los hermanos Salinas, que además, hacían banquetes para todo tipo de eventos, con un nutrido grupo de jóvenes camareros, (de ahí lo de "SALICAREROS", por Salinas y camareros), con los cuales ya funcionaba un magnífico equipo de fútbol.

¿ Cómo nació la idea ? Pues andando en esos menesteres de la hostelería, servían cenas para varias comparsas de Moros y Cristianos, sobre todo en Crevillent, y esto les dio la oportunidad de conocer el ambiente festero. Ilusionados, les entró el "gusanillo" y decidieron poner manos a la obra, para lo cual, tuvieron el apoyo de la participación de las chicas, que también pasaron a formar parte de la comparsa.

Del proyecto hecho realidad, surgió la mágia de "Las mil y una noches" que, cada octubre, llenaba las calles del pueblo de espectáculo y colorido, a ritmo de marchas como "Chimo" o "Paquito el chocolatero" consiguiendo que todo el pueblo se sintiera partícipe de la fiesta.

Hoy día, las comparsas "Moros Al-Rafalíes" y "Caballeros Templarios" continúan el camino marcado por los "Salicareros" celebrando, junto con el pueblo entero, las fiestas de Moros y Cristianos de Rafal en octubre.

Más Información

Semana Santa

Semana SantaLa Semana Santa de Rafal tiene un sabor cultural importante. La gran mayoría de sus habitantes participan de esta fiesta en los pasos de Semana Santa, las Cofradías la preparan, de hecho, durante todo el año. En Rafal, no se procesiona Viernes Santo, la fiesta se pasó hace años a Sábado Santo y hasta el día de hoy se mantiene esta tradición.

La Semana Santa de Rafal comienza con la participación de todo el pueblo dirigiéndose hacia la parroquia, el Domingo de Ramos en la Procesión de las Palmas. Cuatro días más tarde, Jueves Santo, se realiza la Procesión de la Pasión, en la que toman parte la Hermandad de la Flagelación y Ntra. Sra. de la Soledad y la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno. Más tarde, a las 12 de la noche, sale la Procesión del Silencio, con la Cofradía del Cristo Crucificado que hace el recorrido con las luces del pueblo apagadas.

Al día siguiente, Viernes Santo, después de la celebración de los Oficios se realiza el Vía Crucis hasta el calvario con la imagen del Cristo Crucificado acompañado por el pueblo.

Sábado Santo tiene lugar la procesión del Santo Entierro en la que participan las Cofradías de María Magdalena, del Sepulcro, de San Juan, de la Virgen de los Dolores y la Hermandad de la Flagelación y Ntra. Sra. de la Soledad.

Domingo de Resurrección tiene lugar el acto más popular y querido por todos los rafaleños, la Procesión del Encuentro o de la “Graná”. Se trata de una “graná” de cartón piedra rellena de aleluyas (papelillos de colores) y pétalos de flores, suspendida de un arco, que se abre al amanecer del domingo, cuando la Virgen del Rosario ve a su hijo resucitado.

Más Información

La popular Graná

La GranaMención especial a lo que hoy sin duda es emblema y signo de identidad de la Semana Santa rafaleña la popular "Graná". Posiblemente su origen sea la procesión de las aleluyas que se celebran en otros pueblos para conmemorar la resurrección de Jesucristo, pero en esta localidad adquiere unos tintes particulares que la hacen no tener igual.

Fue la "Tía Corra" quien tuvo la idea de cumplimentar la Semana de Pasión con un acto que simolizara el poder de la resurrección. Así, y tal vez bajo la influencia de los que se hacía en otros lugares, mandó construir una "graná" de cartón piedra que encerrara en su interior papelillos de colores, pétalos de flores e incluso blancas palomas.

Suspenida de un arco, también construido al efecto y colocado en el centro de la Calle Mayor, a espaldas de la iglesia, la "graná" sería abierta y liberados sus frutos al amanecer de domingo cuando la madre desconsolada, la Virgen del Rosario cubierta con negro manto y escoltada por mujeres del pueblo, viese a su hijo resucitado, el Santisimo bajo palio y acompañado por los hombres.

Este encuentro tiene lugar en el arco bajo la "graná" y precedido de una ceremonial reverencial. La "Tía Corra", que no tenía hijos, reservó para las familias de sus sobrinos el honor de llevar a cabo la ceremonia, la familia de Trinitario Seva se encargaba de preceder a la Virgen en su desconsuelo portando una bandera blanca y en reverencia ante el palio que cubría al Santísimo, la familia de "los Gasparos" se ocupaban de retirar el manto a la Virgen. Ante la vista de su hijo amado abrían la "graná", desde donde se esparcían los colores de pétalos y flores y las palomas con su vuelo proclamaban la resurrección de Jesús por toda la Vega.