Icono Qué VerQué Ver

Iglesia

San Fulgencio

La Iglesia de San Fulgencio, sin dejar de ser barroca, se sale del barroquismo que impregna las construcciones contemporáneas a ella, destacando por su sobriedad y sencillez. Se encuentra ubicada en el mismo centro del pueblo, junto al resto de edificios oficiales.

De los datos históricos existentes se desprende que el Templo Parroquial pertenece al siglo XVIII, coincidiendo por tanto con la fundación del pueblo.

Se trata de una construcción de planta de cruz griega, con tres naves separadas por arcos sobre gruesos pilares. La nave central es más estrecha y larga y se prolonga hacia la cabecera con su ábside, donde se encuentra el altar mayor, el sagrario y la hornacina del patrón San Fulgencio.

El crucero ocupa la parte central, coronado por una pequeña cúpula, apoyada sobre pechinas y sobreelevada por un tambor de escasas dimensiones. La cúpula está dividida por una serie de nervios que confluyen en la figura que representa el Espíritu Santo.

Respecto de su obra escultórica, las tallas de los patronos fueron destruidas durante la Guerra Civil, no siendo pocos los que mantienen que el autor de las mismas fue Salcillo, hecho que no se encuentra documentado. No obstante, la actual imagen del patrón, San Fulgencio, fue realizada por José Ballester Badía (1902-1967) en 1939 y posteriormente restaurada en 1995 por Valentín García Quinto.

La imagen de la Virgen del Remedio, patrona de San Fulgencio, es obra de José Sánchez Lozano y fue bendecida en 1942, proclamada patrona en 1952 por Pío XII y coronada por el obispo García Goldáraz el día de la Virgen del Pilar del mismo año. La actual imagen de San Antón, co-patrono de la localidad es de origen desconocido. Finalmente, apuntar que actualmente se encuentra en período de tramitación la construcción de la iglesia Ntra. Sra. de la Paz, la cual se ubicará en la Urb. La Marina.

Yacimientos

En la provincia de Alicante, se pueden encontrar un gran número de establecimientos de época ibérica. De norte a sur de nuestra provincia, encontramos testimonio de estos asentamientos, que en muchos casos perviven hasta la llegada de los romanos a la península.

Algunos de estos lugares, se sitúan cerca del curso de un río, como sucede en la Comarca de la Vega Baja. Junto a la desembocadura del río Segura, hallamos numerosos establecimientos ibéricos, que han sido objeto de estudio desde comienzos de este siglo. Este es el caso de los yacimientos arqueológicos que se encuentran en el término de San Fulgencio.

En la margen izquierda del río Segura, ya en los años 30 D. José Lafuente Vidal y D. J. Senet, realizaron los primeros trabajos arqueológicos en la necrópolis de El Molar (San Fulgencio-Guardamar). Los trabajos de estos arqueólogos evidenciaron que esta necrópolis se podía datar en uno de los momentos más antiguos de la época ibérica (S. VI a.c.), así lo atestiguan los restos materiales encontrados. A través de estos también conocemos el ritual funerario que realizaban, la cremación, habitual en el mundo ibérico, las distintas ceremonias que llevaban a cabo antes de los enterramientos, ofrendas rituales o banquetes con danzas, así lo determinan, restos como campanillas, címbalos, copas y ánforas.

Cerámica ibérica con decoración vegetal

El segundo yacimiento excavado en San Fulgencio fue La Escuera (2ª mitad del S. V a. C. – S. II a.c.), situado en las laderas del barranco de "Las Cueras", de donde procede su nombre. La excavación fue efectuada por la Dra. Solveig Nordström en 1960. Los resultados de los trabajos de esta arqueóloga pusieron de manifiesto la importancia de este yacimiento.

Edificio excavado por Nordström en los 60

De entre los restos arquitectónicos hallados, se puede diferenciar como más destacable, la línea de muralla que limitaba el poblado y un edificio de grandes dimensiones que la Dra. Nordström lo consideró de tipo cúltico. A partir de 1985 se reanudaron las excavaciones, en esta ocasión bajo la dirección de D. Lorenzo Abad Casal, catedrático de Arqueología de la Universidad de Alicante. En esta segunda fase de excavación se descubrieron distintas calles del poblado pavimentadas con grandes losas y distintas habitaciones de planta rectangular.

Los materiales recuperados son sobre todo cerámicas ibéricas con decoración geométrica y cerámicas griegas de barniz negro.

A partir de la construcción de diversas urbanizaciones cercanas a este poblado, se hace necesario el vallado de todo el perímetro arqueológico, para que se puedan proseguir los trabajos de excavación de este importante poblado ibérico.

Edificio de culto, excavado por S. Nordström

El último yacimiento excavado en San Fulgencio es El Oral. De este yacimiento se tienen noticias desde comienzos de siglo, pero no será hasta 1980 cuando comience su excavación sistemática. Las excavaciones, al igual que en la segunda fase del anterior, también estuvieron dirigidos por D. Lorenzo Abad. Este poblado ibérico con una cronología más antigua que el anterior (primera mitad del S. V a.C.). Ha conservado sus estructuras casi intactas gracias a su situación alejada de expoliadores y abancalamientos agrícolas.

Se encuentra situado en las estribaciones de la sierra del Molar, a un kilómetro aproximadamente del poblado de "La Escuera" y posiblemente esté directamente relacionado con la necrópolis de "El Molar" por el paralelismo cronológico entre los materiales encontrados en ambos yacimientos.

"El Oral", es el yacimiento mejor conocido de todos los existentes en San Fulgencio ya que los trabajos de excavación han sido más continuados e incluso se siguen realizando en la actualidad, con campañas de excavaciones ordinarias, bajo la dirección de Lorenzo Abad y Feliciana Sala, en el mes de septiembre de cada año, y donde participan alumnos de arqueología de la Universidad de Alicante.

Yacimiento de El Oral

Lo más destacable de este poblado es su urbanismo, en él se puede apreciar que la construcción de este se hizo de una forma preconcebida y no se dejó nada a la improvisación. El poblado está rodeado por una muralla y en su parte menos defendible se sitúan dos torreones, de los cuales se pueden apreciar los restos de una de ellos. En el interior del perímetro amurallado se disponen las casas con estancias de una, dos y hasta ocho habitaciones. También se puede apreciar la distribución de las calles, y lo que los investigadores de este poblado han denominado como plaza central donde se aprecia la estructura de un horno. En el interior de las casas han aparecido hogares, pavimentos de adobes y de conchas.

Cerca de la muralla apareció un canal bordeado con conchas que está relacionado con el desagüe de aguas hacia el exterior de la muralla.

Los materiales que han aparecen en este poblado, suelen estar muy fragmentados, posiblemente por el hecho de que este se abandona de forma pacífica y sus habitantes, solo dejan aquello que ya no les sirve.

Entre los materiales encontrados hay cerámica ibérica con decoración geométrica simple, cerámica gris y de cocina, ánforas ibéricas y de importación. Apenas aparece cerámica de barniz negro, pero cabe mencionar la aparición de un olpe de bronce posiblemente de origen etrusco, y un fragmento de huevo de avestruz relacionado directamente con el mundo fenicio.

Museo Arqueológico de San Fulgencio

Se contemplan restos arqueológicos encontrados en los yacimientos de San Fulgencio y es una exposición monográfica del Mundo Ibérico, destacando las cerámicas.

Fiestas

Procesión

En enero San Fulgencio celebra sus fiestas en honor a su patrón, del mismo nombre, y su copatrón, San Antonio Abad. Son fiestas que se caracterizan por un marcado componente religioso, con las procesiones en honor a los dos Santos durante los días 16 y 17, o la "Bendición de los animales y el pan" el día de San Antón.

También hay una parte de fiesta popular, que es la "Pedida de la Gallina", en la cual las autoridades locales recorren las calles del pueblo junto con la banda de música y los vecinos que así lo quieren ofrecen un animal.

El sábado posterior a estos días se celebra la tradicional Comida de Hermandad, donde todos los vecinos del municipio se reúnen para compartir, junto a una buena comida, un día de convivencia.

En el mes de octubre se celebran las fiestas en honor a la Virgen del Remedio, patrona del municipio. Son las gentes del pueblo quienes acaparan los actos festivos, como el engalanamiento de calles, los desfiles de carrozas, ...

Además, otros actos de corte más religioso o institucional tienen lugar durante estas fechas, como es la Coronación de las Reinas y Damas de las Fiestas, con la lectura del Pregón de Fiestas y la Ofrenda de Flores a la Virgen.

Como colofón final de despedida a las fiestas, es costumbre lanzar un fabuloso castillo de fuegos artificiales el último día de fiestas.

El domingo inmediatamente posterior al 15 de mayo se celebra la Romería de San Isidro, Santo que, a pesar de no ser patrón de la localidad, sí lo es de los agricultores, y puesto que San Fulgencio es pueblo agrícola, también celebra esta festividad.

A temprana hora de la mañana se reúnen los romeros en la puerta de la iglesia para acompañar al Santo portado por un carro con bueyes hasta el "Paraje El Oasis", donde, tras celebrarse diversos cultos religiosos, suelen entonarse canciones populares y continuación comida al aire libre.

La primera semana del mes de agosto en la Urbanización Marina se celebran las fiestas en honor a la Virgen de la Paz. Fiestas en las que todos los ciudadanos de distintas nacionalidades se unen para disfrutar de todos los actos. Todos los residentes y visitantes pueden disfrutar de actividades lúdicas (fiesta de la cerveza, de la espuma,...), o bien de actos religiosos como la "novena a la Virgen de la Paz" y la ofrenda de flores.

El "Rosario de la Aurora" es un ritual religiosos que se celebra al amanecer de todos los domingos del mes. Consta de dos partes: la despierta; que son cantos centenarios que hacen alusión a la Virgen, a la Pasión del Señor y a los Santos. La forman un grupo de personas, que recorren el pueblo, deteniéndose en cada esquina o cruce de calles, acompañadas de un bombo, para mantener el ritmo del canto. Su finalidad es reunir al amanecer a los fieles a rezar el Santo Rosario, que es la segunda parte de este acto. A continuación se celebra la Misa de 8:00 horas (o misa primera).

Semana Santa

Nuestra Señora de la Soledad

San Fulgencio es un pequeño pueblo de la Vega Baja que como otros muchos celebra su Semana Santa con sus desfiles procesionales.

En estos días el fervor y la devoción del pueblo se manifiesta en las calles, por ello el pueblo de San Fulgencio invita a vivir esta Semana Santa de pasión y entusiasmo con vuestra participación.

San Fulgencio cuenta con ocho cofradías, Cofradía de San Juan, Cofradía Ntra. Sra. de la Soledad, Cofradía Cristo del Perdón, Cofradía de La Verónica, Cofradía Cruz de Labradores, Cofradía de la Piedad, Cofradía de El Nazareno y Cofradía del Cristo Yacente que animan a su pueblo a mejorar su Semana Santa año tras año y dar un paso hacia delante en estos actos de tradición popular.

Más Información