Cofradías

Santísimo Cristo de la Misericordia

Es un conjunto de cinco figuras, realizado en 1752, por Francisco Salzillo. Destaca en este grupo la figura de Cristo; las otras figuras que encuadran el grupo, son: Simón Cirineo que sostiene la cruz; un sayón en actitud amenazante; otro sayón que tira de una cuerda; y un soldado romano que contempla lo que está ocurriendo.

Las figuras están talladas en madera policromada, menos la de Jesús, que es de vestir.
Mide 1,65 metros y se desconoce su precio.

Santísimo Cristo de la Misericordia

¡QUE VIVA. QUE VIVA!

Que viva, que viva
la Cruz sacrosanta;
Que viva, que viva,
y quien la llevo.

Venid, ¡oh cristianos!
la Cruz adoremos,
la Cruz ensalcemos
que al mundo salvó.

¡Oh Cruz adorable!
Yo te amo y te adoro
cual rico tesoro
de gracia y de amor.

Quisiera llevarte
grabada en mi pecho,
cual único lecho
de mi corazón.

Tus brazos abiertos
disipan temores,
y esparcen fulgores
de paz y perdón.

Recibe, Cruz Santa,
mis brazos causados.
Y en ti asegurados
alcancen a Dios.

Venid, almas fieles,
besad con anhelo
la llave del cielo,
la Cruz del Señor.

La Cruz es un libro
que en muda elocuencia,
enseña la ciencia
de la salvación.

Horror al pecado
inspira, y propicio
nos hace en el juicio
al Juez vengador.

Con suaves encantos
el pecho enamora,
y en él atesora
el Cristo el amor.