Cofradías

Virgen de la Soledad

Fundada en 1940

La soledad de María comienza con la muerte de Jesús en la Cruz. Se retira del sepulcro acompañada de las santas mujeres, del discípulo amado, de Nicodemo y de José de Arimatea, camino del Cenáculo a llorar su soledad. La liturgia pone con toda propiedad estas palabras en labios de María: "¡Oh, vosotros, cuantos por aquí pasaís! ¡Mirad y ved si hay dolor comparable a mí dolor!".

 

Virgen de la SoledadA LA VIRGEN DE LA SOLEDAD

A tí, madre dulce de la Soledad
se dirige, este que no está ileso
con amor te mando un dulce beso
y quiero, que entiendas mi gran ansiedad.

Quiero de tí, tu santa y buena bondad
aunque me canse de pedir, no ceso,
tanto es, lo que de tí pido y proceso
pues sin ti en mi, todo es flojedad.

Quiero que me levantes en mi caída
en lo que a veces creo que me inundo
en este mundo tan confuso e inmundo
junto a tí quiero estar toda la vida
para, imitarte en el amor profundo
que nos procesas a todo el mundo.